Los equipos colombianos intentaron sobrevivir y se conocen sus rivales en la fase de grupos de las copas continentales. En la Copa Sudamericana, Millonarios y Tolima quedaron en duros grupos, aunque también pudo ser peor; más cómodo quedó, en el papel, para Santa Fe. En la Copa Libertadores el panorama es completo para Deportivo Pereira e Independiente Medellín, no tanto para Nacional.

(Le puede interesar: Los memes ya juegan su partido con los sorteos de Libertadores y Sudamericana)

Panorama sobre la Sudamericana

Definición de cartilla clásica de Mackalister Silva.

Foto :

Sergio Acero Yate. EL TIEMPO

Millonarios acaba de caer a la Sudamericana tras no poder medirse en fase de grupos de la Libertadores. Le apuesta ahora a avanzar en este torneo, pero el panorama se le presenta con adversidades que podría sortear, aunque tendrá viajes a Brasil y Argentina, un problema inicial.

Su principal reto es que tiene que enfrentarse a un equipo de tradición copera como Peñarol de Uruguay, ganador cinco veces de la Copa Libertadores. También se cruzará con Defensa y Justice, equipo que no es de los tradicionales de Argentina, y si quería a toda costa evitar a los brasileños —un dolor de cabeza por donde se mire y cuando se mire, pues viene de caer en la llave contra Mineiro—, no pudo, le toca con América Mineiro que, al menos, es un equipo de Bello Horizonte que no es de los grandes.

Deportes Tolima celebra victoria ante La Equidad.

Tolima quedó en una zona llena de lava. El solo hecho de tener que cruzarse con São Paulo de Brasil ya es un problema enorme. Además tiene un Tigre, un argentino que puede ser cómplice. El otro rival es más cómodo, el Puerto Cabello de Venezuela: debería superarlo. Tanto Millonarios como Tolima corrían el riesgo al nos ser cabezas de grupo de enfrentar a al menos a uno de los grandes del continente, y así fue.

Hugo Rodallega celebra el segundo puesto de Santa Fe.

Foto :

Néstor Gómez – EL TIEMPO

Por eso el panorama de Santa Fe es más benévolo, al ser cabeza de serie evitaba de entrada a los más ‘pesados’. El equipo cardenal, campeón del torneo en 2015, quedó con Universitario de Perú, Goiás de Brasil y Gimnasia y Esgrima de La Plata de Argentina. Los tres son rivales que, independientemente de los incómodos viajes a canchas brasileñas y argentinas, se les puede sacar ventaja.

En la Sudamericana avanzó un octavos directamente el primer grupo de cada grupo, mientras que el segmento va a un desempate con los terceros de la Libertadores. Así que si los colombianos avanzan quieren, lo mejor será apuntarle al primer lugar.

Escenario de la Copa Libertadores

Nacional vs Pereira, en el partido de Superliga vuelta.

Foto :

Jaiver Nieto – EL TIEMPO

In the Copa Libertadores hay otro escenario y es terreno minado para el Deportivo Pereira, el último campeón colombiano, que le tocó en el grupo con Boca Juniors de Argentina. ¡Vaya suerte! Ahí ya hay motivo para agarrarse la cabeza. Pero, además, le toca con Colo Colo de Chile, uno de los conocedores de las copas y dirigido por el experimentado gustavo quinteros. El otro es Monagas de Venezuela, a ese sí lo tiene a nivel para superarlo.

Foto :

Jaiver Nieto – EL TIEMPO

Medellín Independiente también un escenario complicado, con Inter de Brasil y con Nacional de Uruguay. A Metropolitanos de Venezuela tiene la obligación de superarlo, pero eso no le será suficiente.

en cambio, Atlético Nacional, quizás el equipo que más presión tiene de ser protagonista por Colombia, quedó en un grupo H, que es complejo pero pasable: le toca nada más nada menos que con Olimpia de Paraguay con el que ya se ha sacado, chispas en el pasado — la ganó a fines de 1989—. La toca, además, con Melgar del Perúm y Patronato, un chico de Argentina. should poder sacar ventaja y clasificar a octavos de finale.

PABLO ROMER
redactora de EL TIEMPO

Más notificaciones de deportados

Por admin