TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Consiga un lugar para ser atendido por un especialista en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) implicaba someterse a sacrificios. El asegurado se enfrentó a un trámite engorroso que le implicó hacer largas colas e incluso pasar la noche fuera de las instalaciones.

EL HERALDO recorrió el Hospital de Especialidades del barrio La Granja y constató que el flujo de beneficiarios Ahora es mucho más rápido y eficiente. “Es la primera vez que veo que este tema avanza rápidamente, llegué a las 8:00 y ya me fui”, comentó un paciente anciano satisfecho.

“En cuatro horas atendimos al 65% de las personas que queríamos atender, hasta las 9:00 horas ya habíamos otorgado 3.970 citas”, dijo Henry Andino, gerente del hospital.

Sin embargo, las 28 especialidades que ofrece la institución no son suficientes para la demanda de los beneficiarios que se quejan del tiempo de espera para ser atendido por un especialista, especialmente en casos críticos.

Datos de 2023 indican que en el IHSS laboran 864 médicos especialistas para una población de 1,8 millones de cotizantes y beneficiarios.

La mayoría de los especialistas, hasta el momento, son pediatras, con 285 plazas, seguidos de 241 médicos especialistas de la salud, 76 obstetras-ginecólogos y 57 especialistas de guardia. Internistas (47), anestesiólogos (33), cirujanos (15) y ortopedistas (14), además de 8 fisiatras, 7 dermatólogos y 6 epidemiólogos, a los que se suman sólo cuatro cirujanos oncológicos y 4 cirujanos vasculares, cirugía y neurocirugía pediátrica, y el tres cardiólogos y tres intensivistas.

Esperando cita se encuentra Yolanda Cruz, de 23 años, quien llegó al IHSS procedente de San Lorenzo, Valle, acompañada de su padre, Mario Cruz. Con una derivación, salieron de Choluteca a las 3:00 am con la esperanza de encontrar una respuesta al sombrío diagnóstico de Yolanda: un tumor en un costado de su cabeza.

Sin embargo, la esperanza se transformó en angustia cuando les informaron que la cita con el especialista no sería hasta finales de agosto. “Me dijeron que ahorita me voy a hacer tratamiento mientras el especialista me mira”, dijo Yolanda, con una mezcla de resignación y preocupación.

Si bien las medidas han mejorado el otorgamiento de citas y se han habilitado aún más ventanillas, la cita con el especialista aún es una larga espera. “La idea era eliminar esas filas enormes y no exponer a las personas que estaban ahí, sino brindarles un ambiente seguro, cómodo, ágil y que tuviéramos la capacidad de atenderlos a todos”, dijo Andino. Explicó que el servicio de farmacia se trasladó para funcionar como espacio de entrega de citas, esto permitió habilitar 9 ventanas más. Se habilitaron las 9 ventanas extras por cuatro horas y se agilizó el proceso.