Washington, EE.UU.- Un grupo de cuatro astronautas, todos ellos europeos, aterrizó el viernes por la mañana frente a las costas de Florida, en Estados Unidos, completando la tercera misión privada de la empresa Axiom Space a la Estación Espacial Internacional (ISS).

La misión, llamada Axiom Mission 3 (Ax-3), fue el primer lanzamiento de la compañía en el que los tres asientos pagados fueron comprados por agencias nacionales en lugar de personas adineradas.

Una transmisión en vivo mostró una cápsula Crew Dragon de SpaceX llamada “Freedom” flotando en paracaídas hacia el Océano Atlántico, donde fue interceptada y llevada a bordo de un barco de recuperación.

«Estoy muy orgulloso de mis compañeros de tripulación del Ax-3 que ayudaron a sus agencias a lograr todos sus objetivos científicos, demostraciones tecnológicas y eventos de divulgación», dijo el astronauta jefe de Axiom, Michael López-Alegría, de nacionalidad española y estadounidense. , así como un exastronauta de la NASA en una ceremonia de despedida antes de regresar a la Tierra.

Inicialmente, la misión iba a durar dos semanas, pero el viaje de regreso se retrasó varios días debido al mal tiempo, lo que obligó a una estancia final de 18 días en la ISS.

Con López-Alegría viajaba el piloto y coronel de las fuerzas aéreas turcas Alper Gezeravci; el coronel de la Fuerza Aérea Italiana Walter Villadei, que ya había volado al borde del espacio en un avión espacial de Virgin Galactic; y el sueco Marcus Wandt, que también representó a la Agencia Espacial Europea.

Los países con programas espaciales recurren cada vez más al sector privado para cumplir sus ambiciones espaciales. Turquía, cuyo astronauta participó por primera vez, celebró la misión como una señal de su creciente importancia en el escenario mundial.

La tripulación realizó 30 experimentos, profundizando conocimientos sobre el impacto de la microgravedad en el cuerpo humano y el avance de los procesos industriales, entre otros.

Axiom Space fue fundada en 2016 por Michael Suffredini, exdirector del programa ISS de la NASA, y el empresario Kam Ghaffarian.

Además de organizar misiones privadas al puesto orbital, la empresa desarrolla trajes espaciales para futuras misiones de la NASA a la Luna.

También está construyendo una estación espacial comercial que pretende acoplarse inicialmente a la ISS, luego separarse y orbitar de forma independiente en algún momento antes de que esta última se retire.

Los costos exactos del Ax-3 no han sido revelados, pero en 2018, cuando la compañía anunció por primera vez el programa, que implica arrendar hardware de SpaceX y pagar a la NASA por los servicios, fijó un precio de 55 millones de dólares por asiento. . AFP